Arribes portugueses: entre los castros de Vale de Aguia y San Joao

18 de marzo de 2018

En Portugal, el Duero se siente como una frontera internacional además de un elemento divisorio de su territorio hasta que desemboca en Oporto, pero es mucho más que eso. Con esta ruta queremos mostraros otra zona de las arribes menos transitada y bastante desconocida.
Nuesto recorrido comienza en “Vale de Aguia”, una pequeña aldea mirandesa.
La primera parte de la ruta discurre por una pista bastante cómoda que pronto abandonaremos para adentrarnos en una zona más escarpada y dificultosa pero que nos permite disfrutar de las arribes en todo su esplendor. Podremos contemplar los restos de un molino mientras nos acercamos, no sin dificultad a los miradores naturales que las propias paredes que enmarcan el Río Duero han puesto a nuestra disposición. Esto es sin duda lo más característico y espectacular de las arribes: la grandiosidad de la piedra envolviendo la fuerza del agua a su paso. Algo que parece muy simple pero que cuando se observa a través de estos miradores nos hace maravillarnos ante la naturaleza.
Aquí debemos advertir que todo este tramo del recorrido transitaremos por restos de un camino que, aunque encontremos vestigios de marcas de pintura e hitos esta completamente perdido y comido por la vegetación.
Seguimos caminando paralelos al río a través de vegetación, ramas, piornos y restos de antiguas terrazas. Mientras, podemos disfrutar del impresionante paisaje por el que hoy nos movemos. Asi llegaremos a la Ermita de San Joao, construida sobre “Los pizarros de San Joao” con más de 100 metros de altura y una verticalidad casi perfecta. Junto a esta ermita están los restos de un pueblo celta que actualmente está en proceso de desenterramiento.

Este paraje es el ideal para descansar y comer. No podríamos elegir mejor restaurante.
Una vez que cogemos fuerzas continuamos el trayecto, en su mayor parte, por callejas de uso agrícola y pista hasta llegar a Paradela, fin de nuestro recorrido y punto de entrada del Duero en Portugal, donde se encuentra el Salto del Castro.

Ficha técnica
Dificultad: alta. No tanto por la distancia ni el desnivel, aunque si tiene cortas pero continuas subidas y bajadas, sino que la dificultad viene dada por transitar por lugares sin caminos, o bien, que están practicamente perdidos por la falta de uso.
Distancia a recorrer: 18 kilómetros.
Desnivel acumulado: 700 metros.

Documentos
Boletín, con información ampliada.

Fotografías
De Sergio Salazar, Eloy García y Paloma Rosell (galeria1 y galeria2).

Equipamiento
Agua y comida suficiente para toda la jornada.
Ropa adecuada según la meteorología (capa o chubasquero, cortavientos), gafas de sol y protección solar.
Botas de senderismo.
Se recomienda: bastones y ropa y calzado de repuesto.

Observaciones
En caso de dificultades meteorológicas, el recorrido podrá variarse a criterio de los organizadores.

Presentación
El miércoles 7 de marzo de 2018.

Importante
La Asociación Cultural La Facendera comunica a sus socios que tanto la asociación como los organizadores de las actividades programadas no asumen ninguna responsabilidad en caso de accidente. Los participantes actúan bajo su exclusiva responsabilidad y cualquier gasto que se ocasione ante algún accidente o evacuación, es cargo exclusivo del excursionista, recomendando a todos los socios la posesión de la Licencia Federativa, cuyo seguro cubre estos riesgos. El hecho de participar en las salidas presupone la aceptación de esta cláusula. Quienes no la acepten, se abstengan de realizar dichas actividades.